Pensamiento crítico

Desarrollando el pensamiento crítico

Marco Arellano Toledo
Marco Arellano Toledo
Politólogo, profesor de ciencia política en la FCPyS-UNAM |

Construir un modelo de pensamiento que permita ordenar lo estrictamente cotidiano es complejo, requiere disciplina pero sobre todo método. En el circuito digital, tenemos un gran número de fuentes de información, vehículos de comunicación atiborrados de datos, opiniones, imágenes, videos, gifs, memes, blogs y narrativas con agenda de distintos tipos, sin embargo, cada vez sabemos menos. Tenemos acceso a más información pero nos cuesta más trabajo procesarla, analizarla, entenderla. Ahora pecamos de “gula” informativa, deseamos consumir mucho pero digerimos poco.

Frente al reto que significa scrollear todo el día, recorrer cientos de timelines, walls, websites, etc. debemos fortalecer nuestra capacidad cognitiva y entender al pensamiento crítico como método de procesamiento de información que nos exige ordenar la totalidad en sus diversas dimensiones, contrastar fuentes, discernir. Si jerarquizamos y dimensionamos los conceptos, ideas y temas a los que nos encontramos expuestos, generamos una interpretación activa de la realidad y como resultado nos apropiamos de un análisis y evaluación de la consistencia de las afirmaciones que en el mundo digital pudieran estarse aceptando como verdaderos sin necesariamente serlo.

El pensamiento crítico pudiera ser la vacuna digital que contrarreste el virus de las noticias falsas, confronte la posverdad y fortalezca nuestra ciudadanía, en especial la digital; esto posibilitaría trascender el falso dilema que plantea la nocividad de las redes sociales y todas sus variantes, generando internautas más críticos sobre lo que ven, escuchan y consumen en internet, dotándolos de herramientas que les permita ejercer un opinión informada, libre y crítica sobre la realidad política y social de nuestras democracias.

El pensamiento crítico pudiera ser la vacuna digital que contrarreste el virus de las noticias falsas, confronte la posverdad y fortalezca nuestra ciudadanía, en especial la digital.

- Marco Arellano, UNAM