Ciudadanía Digital

La evolución de la alfabetización digital a la ciudadanía digital

Clair Deevy
Clair Deevy
Directora Asuntos Comunitarios para Asia-Pacífico y América Latina, Facebook |

Hace 15 años, comencé a trabajar en alfabetización digital, lo que significaba, en ese momento, ayudar a las personas a usar computadoras e Internet. Nos enfocábamos en perfeccionar las habilidades que se necesitan para tener un mejor trabajo, o poner en marcha un negocio. No pensábamos en las redes sociales o en conectar a las personas a una comunidad global – estábamos solamente enfocados en que la gente tuviera acceso a la información.

 

Hace 15 años, comencé a trabajar en alfabetización digital, lo que significaba, en ese momento, ayudar a las personas a usar computadoras e Internet. Nos enfocábamos en perfeccionar las habilidades que se necesitan para tener un mejor trabajo, o poner en marcha un negocio. No pensábamos en las redes sociales o en conectar a las personas a una comunidad global – estábamos solamente enfocados en que la gente tuviera acceso a la información.

Luego, algo maravilloso comenzó a pasar. Conocí a un grupo de mujeres sobrevivientes de cáncer de mama en Taiwán que participaban en nuestros cursos de alfabetización digital y quienes, independientemente de nuestro entrenamiento, decidieron crear un Grupo en Facebook para alentarse y apoyarse mutuamente. Después conocí a un grupo de personas en Filipinas que, mientras estudiaban para mejorar sus habilidades digitales para encontrar trabajo, se juntaron en línea para compartir entre ellos oportunidades laborales. Entonces me di cuenta que la magia de Internet no era nada más el acceso a la información, sino la posibilidad de crear comunidades.

El acceso a Internet es un valor increíble que nos empodera, pero que requiere que entendamos también sus implicancias. Esto me llevó a pensar sobre estos “ciudadanos digitales”, miembros de una enorme comunidad no definida por la geografía o por los años compartidos en una misma cultura. Todos crecemos aprendiendo qué es lo que se espera de nosotros como ciudadanos de cierto país físico, pero que no necesariamente nos hace tener las habilidades para navegar el mundo digital, en el cual ahora todos vivimos. Y este mundo digital que compartimos trae nuevos retos y preguntas. “¿Es verdad esto?” “¿Puedo confiar en aquello?” “Si no puedo ver, oír o sentir a esta persona, ¿pueden mis palabras realmente lastimarlo?” “Cuando envíe esto, ¿a dónde va a llegar, y existirá para siempre?”

La alfabetización digital como la conocí hace 15 años, necesita evolucionar para cubrir las necesidades de hoy y las necesidades del futuro. Debemos enfocarnos en las habilidades que requerimos para desarrollar ciudadanos digitales responsables – con pensamiento crítico, empatía y respeto al discurso digital. Creo en el poder de la tecnología para el bien porque lo he visto con mis propios ojos. También creo que estamos en un momento crítico para ayudar a moldear a los ciudadanos digitales del futuro. Por eso estoy emocionada de poder reunir a las mejores mentes para responder a la pregunta “¿Qué significa ser un ciudadano digital?”, y guiar cómo trabajamos en las comunidades para proveer estas habilidades tan necesarias.

Tenemos que enfocarnos en las habilidades que necesitamos para crear ciudadanos digitales responsables - pensamiento crítico, empatía y respeto por el discurso.

- Clair Deevy, 2019