Pensamiento crítico

La digitalización no es un objetivo, sino un medio

Diego Bassante
Diego Bassante
Líder de Politicas Públicas para la Región Andina en Facebook |

El adjetivo digital se ha hecho omnipresente en los tiempos que corren. Tenemos la transformación digital, el marketing digital y los negocios digitales. Incluso hemos tenido ya campañas digitales y elecciones digitales que se han desarrollado en el marco de mayores derechos digitales. Este mismo texto que usted lee se denomina una voz digital en el marco del programa Soy Digital de Facebook. Pero, ¿qué significa realmente lo digital? y principalmente, ¿cuáles son las oportunidades y amenazas a las que nos enfrenta?

En primer lugar, esto significa que hoy podemos llevar el internet y sus diferentes aplicaciones en nuestros bolsillos. Con un par de toques en nuestros celulares podemos encontrar la mejor ruta hacia nuestro destino, hacer las compras de la semana o intercambiar un saludo con nuestras familias y amigos. En cualquier momento y en cualquier lugar. Lo digital implica, en otras palabras, que todos tenemos super poderes. Y aunque son muchas las oportunidades que estos poderes nos ofrecen, quizás el riesgo más grande que debemos eludir es pensar que el calificativo digital se refiere a un fin en sí mismo y no a un medio para obtener un objetivo mayor.

Efectivamente, las tecnologías digitales son ante todo herramientas. Y como toda herramienta, pueden servir para construir o destruir. De hecho, también pueden ser subutilizadas (¿recuerda el martillo que compró para colgar ese cuadro y que nunca volvió a usar?). Así como en Facebook hemos desarrollado programas que enseñan a aprovechar mejor nuestras plataformas para ser un emprendedor más exitoso, un vendedor con un mercado más amplio o un desarrollador con una aplicación más potente, con Soy Digital buscamos generar un espacio de reflexión y aprendizaje sobre una condición que todos compartimos: la de ciudadanos.

La oportunidad que tenemos de hacer escuchar nuestras voces como miembros de una sociedad no tiene antecedentes en la historia. Está en cada uno de nosotros la manera en que ejerzamos nuestra ciudadanía. En la medida en que lo hagamos con responsabilidad, compasión y empatía, podremos no solamente realizarnos más plenamente desde lo individual, sino sobre todo conectarnos con nuestros conciudadanos y entregar un mundo mejor del que recibimos.

La oportunidad que tenemos de hacer escuchar nuestras voces como miembros de una sociedad no tiene antecedentes en la historia.

- Diego Bassante, 2020